Lecturas para cada día de la Cuaresma

 In Uncategorized

Lunes I semana de Cuaresma (1 de marzo de 2021)

Primera lectura

Lectura de la profecía de Daniel 9, 4b-10

¡Ay, mi Señor, Dios grande y terrible, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen sus mandamientos!
Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra.
Tú, mi Señor, tienes razón y a nosotros nos abruma la vergüenza, tal como sucede hoy a los hombres de Judá, a los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, a los de cerca y a los de lejos, en todos los países por donde los dispersaste a causa de los delitos que cometieron contra ti.
Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti.
Pero, mi Señor, nuestro Dios, es compasivo y perdona, aunque nos hemos rebelado contra él. No obedecimos la voz del Señor, nuestro Dios, siguiendo las normas que nos daba por medio de sus siervos, los profetas.

 

Salmo

Sal 78, 8. 9. 11. 13 R/. Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados

No recuerdes contra nosotros las culpas de nuestros padres;
que tu compasión nos alcance pronto,
pues estamos agotados. R/.

Socórrenos, Dios, Salvador nuestro,
por el honor de tu nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados
a causa de tu nombre. R/.

Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:
con tu brazo poderoso, salva a los condenados a muerte. R/.

Nosotros, pueblo, ovejas de tu rebaño,
te daremos gracias siempre,
cantaremos tus alabanzas de generación en generación. R/.

 

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6, 36-38

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros».

Lo que la Palabra nos puede sugerir hoy…

El texto evangélico propone un exigente plan de vida: no juzguéis, no condenéis, perdonad… Conviene estar atento a las necesidades de alrededor.

Observo tres realidades que me lo impiden:

  1. Estar cada vez más dependientes de las tecnologías: Internet, móvil, ordenador… Puedo decir que en ocasiones tengo un comportamiento compulsivo que me impide estar atento a la vida social, familiar, escolar o laboral.
  2. Prefiero el desarrollo de lo colectivo sobre lo individual, como excusa perfecta para pasar desapercibido. Me compromete en menor medida, aunque sé que favorece la aniquilación y el menoscabo de mi yo individual, me permite ubicarme en una masa sin personalidad. El colectivismo es un corriente que me manipula y no me respeta, pero a pesar de ello, me siento cómodo.
  3. Sustituir la verdad por la propaganda: Aunque digo que poseo afán por conocer la verdad de las cosas que me rodean, que eso es algo connatural y a lo que no debo renunciar, prefiero “edulcorar” la realidad, aunque me aleje de la verdad. No me compromete

Si solo estoy pendiente de la cobertura o de la contraseña, si me amago en lo colectivo para no desvelar mis intenciones, y si enmascaro la verdad, ¿con qué derecho juzgo y condeno? Tengo necesidad de cambiar de paradigma.

Folleto Cuaresma 2021 Hermanos Maristas

Recent Posts

Leave a Comment

Contacta con nosotros

Para cualquier duda que tengas, estaremos encantados de ayudarte lo antes posible. ¡Gracias!

Start typing and press Enter to search